Una semana en Nueva York [Tercer día]


Nueva York – Tercer día. 290811 – Leer Segundo día

En el Top of The Rock, con el Empire State atrás
En el Top of The Rock, con el Empire State atrás

Desayuno: Galletas chilenas (viajaron desde Santiago como medida de precaución por si Irene tenía los supermercados acá cerrados por mucho tiempo) + redbull. Típico desayuno de campeones.

Finalmente salió la mitad de lo planificado. Partí el día en el MoMA, porque el Top of The Rock (TOTR) finalmente no abría a las 8 como todos los días (Irene…), sino que abría excepcionalmente a las 11, por lo que enfilé con curso al MoMA, donde pensaba estar una tres horas.

Craso error.

Por suerte estaba de los primeros en la entrada (abren puertas a las 10:30 y se llenó rápidamente). Hay un par de paquetes de descuentos para NYC. El que compré se llama Citypass (que a propósito existe para varias ciudades, no solo gringas) y que incluye un compilado de entradas para los lugares mas típicos de la ciudad. En el caso de NYC, entre ellos está el MoMA, el MET, TOTR, tours a la estatua de la libertad, el museo de historia natural, entre un par mas. Estos paquetes de descuentos los venden por la red o en las mismas atracciones. En el MoMA compre el mío por US$ 79 (¡sólo con tarjeta de crédito!). Y no me arrepiento para nada.

Ticketera de Citypass en mano, mochila a la zona de checking y para adentro. Ojo, no puedes dejar un laptop en la guardería, por lo que tuve que andar con mi iPad durante todo el recorrido (puedes pedir bolsas para acarrear tus cosas).

Mientras esperaba en primera fila el ingreso al museo, aproveche de leer las guías que están disponibles en por lo menos siete idiomas. La conclusión era clara: las obras mas clásicas e importantes del museo estaban en el ultimo piso, el quinto, por lo que el plan fue entrar, buscar la audioguía (es grátis, ¡tómela!) y esperar el ascensor para el quinto y recorrer desde allí hacia abajo.

Rápido ya te encuentra con Picasso y sus gordas. Con el cubismo y la reconstrucción, una rebelión a la obviedad. Con el uso de las letras en las pinturas para expresar cosas como sonidos o música, con el fin de armar todo un entorno, un ambiente para el observador. Amazing. Obras que se construyen en base a solo puntos, que a la distancia toman forma, la big picture. Sentí que los autores jugaban conmigo, diciéndome -“¡a ver si  cachas en que estaba pensando en este momento cabrito!”- Los títulos te dan una pista, pero hay que observar. Un desafiante juego, donde la mayoría de las veces perdí.

Y de repente ahí estaba. Minúscula y detallista a mas no poder: La persistencia de la memoria, una de las obras favoritas de Jennifer y mía. Foto. Cual rockstar. Es una gran sensación esa de estar ahí de frente a esas obras que siempre viste en los documentales o en las revistas. Tan cerca que llegas a sentir como huelen. Una maravilla.

Arquitectónicamente, el museo en sí, como infraestructura, requiere evaluación a parte.  Cada espacio del museo se aprovecha. Mira los pasillos, mira el techo, mira por todos lados! Mira los jardines, las ventanas y como la luz entra sólo donde debe.

Fin del quinto piso. Notable. En el cuarto ya cambia el panorama. Raro. Lost se inspiro en el cuarto piso del MoMA. Quedé impresionado con lo freak de este piso y resulta que casi todo lo que hay allí es de los 70s. ¿Un cuadro blanco? ¿Qué chucha? Un no cuadro, que es el “sacado” de una pared de las dimensiones de un cuadro típico! Los artistas por aquí comienzan a explorar los límites del arte. ¿Qué significa y qué abarca? Para mi, casi todo es arte. Arte es la manifestación humana en si misma. Veo tanta arte cuando somos capaces de definir modelos matemáticos que explican algún fenómeno de la naturaleza, como cuando llego a comprender la propuesta de un artista plástico o como cuando veo a una pareja bailar una cueca. Acá en el cuarto piso, en los 70, probablemente se quería ser mas desafiante que otra cosa. Desafiante con la concepción tradicional y quizás casi medieval del arte en ese momento. Con esa sensación me quedo.

Si el cuarto piso ya era complejo, imagínate el tercero y el segundo. Arte es expresión, pero, según yo, la única forma de que un tipo que pinta un cuadro blanco, o amarillo, sea considerado en el MoMA, es porque tiene que tener un background él como artista. El cuadro blanco lo puedes hacer perfectamente tú o yo. Hay un contexto que no es autoexplicativo en la obra.

Concluyendo, si visita Nueva York y tiene por lo menos una mañana, no se pierda este increíble lugar. Haga que su cabeza se cuestione a si misma allí adentro. ¡Que suertudos son estos nuyorkers!

MoMA: Dan Gragham

Cerré el MoMA. Estuve 7 horas en el museo, solo con un jugo de naranja, el mas caro de mi vida (US$ 5 por un vaso de jugo en caja), para al salir visitar las gift shops asociadas al MoMA. Al frente hay una tienda de diseño, tipo casa ideas, pero con artículos top, lleno de artefacto de diseñadores industriales top que han reinventado todo. Una de las cosas que mas me gusto fue el boxlight, una caja que al abrirse, sale un rectángulo que emite luz uniforme. Elegante y sobrio.

Cerca de las 18hrs ya era tiempo de comer algo. NYC es una ciudad donde, aunque usted no lo crea, mucha gente almuerza en la calle. Nó solo los turistas, sino que incluso gente de cuello y corbata. Suertudamente, al salir deo MoMA había un carrito de comida rápida (que después terminé descubriendo que hasta Burdain había comido allí). Los Halal Guys. A cambio de US$11 (¡nada de barato!) recibí: una lata de bebida, un generoso plato de arroz, con mucho pollo desmenuzado y la libertad de verter en él varias de las sabrosas salsas que tenían. Plato y hambre alineados, solo restaba encontrar un lugar relativamente cómodo para sentarme y comer.

No fue dificil, mucha gente estaba en lo mismo. No se si el tiempo sera muy escaso para estos nuyorkers o que comer en algun lado es demasiado caro. Quizás ambos. En todo caso, recomendable la comida callejera. No se si todos los días de la semana sea muy saludable, pero una experiencia digna de repetir incluso.

Los alrededores de las 6a avenida, como todo en NYC, están llenos de gente. Descancé un rato después del improvisado almuerzo mirando a la gente que transitaba por esas calles. Los turístas somos una buena parte, pero en verdad hay de todo, desde inmigrantes con las mas diversas pintas a gente muy elegantemente vestida.

Ya era casi hora del atardecer, y me quedaba la segunda actividad del día: la primera vista panorámica de NYC desde el Top of the Rock, a unas pocas cuadras del MoMA. La idea era alcanzar a ver el atardecer, y después ver la ciudad con sus luces, de noche.

El TOTR no es el lugar mas alto al que puedes subir en NYC, pero es el mas preparado y con las mejores vistas, incluyendo al Empire State, y el Central Park. Tiene –por lo que recuerdo– tres pisos, y son todos de libre acceso. Tomé un tiempo en darme cuenta, pero para la próxima seguro voy directo al último.

Cómo recomendación, llevar la cámara preparada (cargada y con capacidad de almacenamiento), ir mentalizado para estar con mucha gente peleandose por un puesto para tomar una buena foto, y prepararse para apreciar de la major forma posible esta gran ciudad. Mínimo unas dos horas allí. (hay wifi gratis!)

No comentaré mas allá la vista que obtienes desde ese lugar, pero es sobrecogedor. Algunas imágenes.

Quizás mañana sea el dia de la estatua de la libertad. Se supone que el clima acompañará.

Vea también:

  • Talk to me. Expo especial en el MoMA sobre la interacción entre humanos y objetos. Notable un código qr en un campo de pasto
  • Tweenbot. Un experimento de Talk to Me. Nos recuerda que aún hay patria como humanidad!

Días 4, 5, 6, 7 y 8. Por publicar!

Un pensamiento sobre “Una semana en Nueva York [Tercer día]”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *