Una semana en Nueva York [Segundo día]

Edificio Chrysler
Edificio Chrysler

Nueva York – Segundo día. 280811 – Leer Primer día

Por suerte la tv tenia despertador. Hoy tuve que hacer check out a las 11, para a las 15 hacer check in (en otra habitación con certeza), dado el ingreso previo a lo planificado a NYC.

A las 10:40 ya estaba saliendo del hotel. Un poco tarde, pero era ‘la’ opción, dado que hacía poco rato se había degradado a Irene de huracán a tormenta tropical. A final, la ciudad se preparo para lo peor, pero no ocurrió (al menos en Manhattan). Unas cuantas galletas, la media redbull que me quedaba y ese fue el desayuno. Cámara en mano, caminé por la tercera avenida hacia el norte, con la idea de encontrarme con el Central Park. Ya había identificado en Google Maps dónde estaba La Mecca de cualquier macuser fanboy que se precie de sí, pero erré! Me pase de largo, la tercera avenida no da con el central park. Tome la izquierda en la 64 creo (la numeración de las calles en Manhattan es un agrado, una vez que te ubicas con las avenidas y las calles que corren de sur a norte, es muy sencillo ubicar donde esta cualquier lugar en la isla), para encontrarme con la Quinta Avenida, que colinda con el Central Park. Unas pocas cuadras mas al sur, encontraba la gran Apple Store de la 5a. Todo un clásico y con wifi gratis para poder presumir via foursquare+twitter+facebook de donde estaba. Lástima que por el huracán fallido, la tienda que está habitualmente las 24 horas continuas abierta, hoy estaba cerrada. Bueno, nadie tiene la foto con esta Apple Store cerrada, ni tampoco con las pirámides de Giza en un día nublado en El Cairo, me estoy haciendo de una fama ya: la anti-foto. Aproveché la wifi para reportarme con mi Jennifer y la familia.

El tour siguió por el rededor del central park, por la calle Central Park West, que es paralela a la quinta avenida, pero corre por el otro lado del central park. Avance algunas cuadras y finalmente entré. Habías harto policía y bomberos preocupados de limpiar las pocas ramas caídas. Crucé el parque a lo ancho completo, cosa que no es menor, el parque es enorme y con suerte conocí una quinta parte. La policía le pedía a todo el mundo que saliera, ya que estaba cerrado hasta las 4pm. Pocos hicimos caso. Es notable la cantidad de extranjeros en esta ciudad. De todos los lugares donde he estado, este se lleva el premio a la diversidad de lenguas. Creo que he escuchado varias veces, además del castellano y el ingles: ruso, italiano, francés, coreano, japonés, y quizás cuales otros más.

Central Park
Central Park

Al salir del central park, Baje por la 5 avenida y encontré las tiendas mas lujosas reunidas en una cuadra, bueno, y miles de turistas ya a esa hora. Vaya calle. Mas al sur, un par de iglesias antes de encontrar a la famosa catedral de San Patricio, cerrada ya por razones obvias. Muchas fotos. Muy cerca, el Rockefeller Center y la plaza alrededor del gigante edificio que domina la plaza y que en el tope tiene el Top of the Rock, un observatorio de la ciudad de Nueva York. El plan de mañana parte a las 8am allí!

Con la wifi que obtuve de la Apple Store, algo de cargado estaba el mapa del iPhone y logre encontrar el Museum of Modern Art, o MoMa para los amigos, muy cerca de todo y segundo landmark para mañana. Seguía en ámbito de reconocimiento, como ayer después de llegar.

Seguí en camino por la quinta hacia el sur. Ya era hora de comer algo. Miles de pizzerías  abundaban en las calles, pero no quería nada con carbohidratos, o lo mínimo posible. Encontré un boliche donde vendían comida por gramo, y podías elegir de lo que tenían para echarle a un plato de plástico, pagar y comer en el comedor que tenían implementado en el segundo piso. No había mucha variedad, pero agradecí comer algo caliente.

Seguí el recorrido al sur de la quinta, hasta darme cuenta que estaba a un par de cuadras del Grand Central Terminal, mal llamada Gran Central Station. Ayer había intentado acercarme, pero me di cuenta que estaba al otro lado. Para variar, cerrado, pero al parecer por motivos de remodelación. Rodee el edificio, que ha sido escenario de múltiples películas y que se caracteriza por un reloj de cuatro caras en el centro, en el interior. Muchas fotos por fuera. Estaba al lado del edificio Chrysler, icono probablemente mayor que el Empire State. Mas fotos allí y luego, ya volver para el check in en el hotel.

Unas horas de descanso y nuevamente con los pies en la calle. Siendo las 18hrs, salí con la intención de encontrarme con el Empire State Building (ESB). El plan era bajar por la tercera avenida, la que esta mas cerca del hotel, y al llegar a la treinta y tanto, doblar en dirección a la quinta para encontrar el edificio. Las cuadras en NYC no son cuadradas, sino que rectangulares. Entre las avenidas la distancia es mayor, mientras que en las calles con numero (que corren de sur a norte), probablemente un tercio que la distancia entre avenidas. Bajando por la tercera no tome mucho rato en llegar a la calle del ESB, por lo que decidí seguir mas al sur, y ver con que me encontraba. En la tercera, me encontré con bastantes restaurantes, que ya estaban empezando a abrir. Aún no era tiempo para una cerveza, pero pronto lo sería.

Llegue hasta la 14 finalmente, y doble a la izquierda para encontrarme con la plaza Union Square, cosa absolutamente casual, dado que no andaba con ningún puto mapa. Algunas fotos por el sector, y a oportunamente encontrar la calle Broadway, que cruza de sur a norte la isla completa, para volver a encontrar Times Sq. no sin antes pasar, al menos por fuera, del ESB, plan original. Algunas tiendas de souvenir, por lo que veo mientras mas al sur, mas baratos (mi idea es ver que tal son los souvenirs en Chinatown, tenemos tiempo! y además una colega (gracias Cony!) ya me advirtió que ese era el lugar para las compras)[[[estoy escribiendo esto sentado en el lobby, bolseando un puerto USB para cargar teléfono y el tablet!!]]]. Justo dado el tema de la carga de aparatos es que ando buscando un cargador o un adaptador para las i-cosas. En esa misión, entré en una tienda de hardware, donde atendían unos cuatro gringos-pakistaníes o indios, o algo así. El cargador costaba US$69 y además se me ocurrió preguntar por un adaptador para cargar fotos desde la SD de la cámara al iPad, que estaba a unos módicos US$179. Carísimo. Les dije, too expensive, man! Los tipos insistieron bastante, primero bajaron 20 dólares cada aparato, después, al preguntar si pagaba con tarjeta, mas bajo aún, y finalmente, cuando ya trataba de arrancar polite-mente, los tipos: ya, llévate las dos cosas por US$20. ¡¡US$20 wn!! El cargador de SD era el original Apple, o al menos eso parecía. Igual me fui sin comprar. Las tres siguientes cuadras me maldije por no aprovechar la oferta, pero al final, era demasiado sospechoso. Robados por lo seguro, y originales, difícil, quizás si sacaba mi billetera cargada de dólares (oh si…) que hubiera pasado. En fin, sigo bolseando USB a las 23:32.

Me encontré con el ESB luego de caminar por una calle un poco freak, un little korea o algo así. Me metí de puro copuchento, como en todos lados. Ya he visto restaurantes de todo tipo acá:  turcos, árabes, mexicanos, peruanos, se de uno chileno, brasileños, etc, etc, etc. Y varios por cuadra. Hay que comer algo de comida internacional acá si o si, internacional y rara. Coreana puede ser una alternativa. Me acabo de acordar de que no he comido nada desde el almuerzo de a kilo, que no fue mucho que digamos. Volviendo al ESB, nada del otro mundo desde abajo, varias tiendas y ya. El sector del Rockefeller Center es bastante mas top. Acá igual la mirada para arriba casi te deja tumbado en el suelo, pero veremos quien gana este duelo de titanes cuando subamos a las dos torres.

Foteros

Volví a Times sq, ya con mucha mas gente que ayer, y a eso de las 8pm, con las luces de neón en todo su esplendor. Son cerca de dos cuadras las que siempre aparecen en las películas. Y vale la pena la visita. Impresionante la cantidad de gente reunida mirando las luces, comiendo algo con grasa, tomando fotos (mucho tipo con trípode, pensé en traer el mío, pero nunca tan nerd (!), ya lo lleve alguna vez a un viaje y no lo use casi nunca). Cansado ya de la segunda caminata del día, vuelta al hotel a una merecida ducha y a comunicarme con mi Jenny. Luego, un pucho y al sobre. Mañana debería ir por una cerveza. Me la merezco.

El plan para el tercer día partirá con el Top of the Rock las 8am, para después ir al MoMA y verificar si el Central Grand Station está abierto. Al almuerzo, vamos a little italy, el barrio original de los inmigrantes italianos en NYC, que por lo demás ya estaría siendo consumido por Chinatown, a través del metro de nueva York. Veremos que tal.

Leer [Tercer Día]

Días 4, 5, 6, 7 y 8. Por publicar!

2 pensamientos sobre “Una semana en Nueva York [Segundo día]”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *