Archivo de la etiqueta: sociedad

IMG_7814

Cristian Warnken y Carlos Peña en la UC

Hoy asistí a una de las conversaciones de Pensamiento Propio. Recién me enteré el domingo vía El Mercurio de esta serie de conversaciones, y al ver que en el Centro de Extensión de la UC estarían Cristián Warnken con Carlos Peña como invitado, no tomó un segundo extra en convertirse en el panorama perfecto para un lunes por la tarde.

Auspiciado por BHP Billiton, estos ciclos se vienen realizando anualmente desde hace 14 años y siempre han sido liderados por Warnken. Yo recién me entero, pero en buena hora.

Más de dos horas de conversación intensa, pero en que ambos expositores trataron de ser lo más didácticos posible con temas filosóficos duros, pero aterrizados a la contingencia. Era gracioso cuando Peña cada cierto tanto decía cosas como “se entiende, ¿cierto?” o “seguro que ustedes -dirigiéndose a la audiencia de más de 750 personas- leyeron a tal o cuál autor/ensayo o libro”. Sí, claro.

Dejo algunos garabatos algunas reflexiones sobre uno que otro de los puntos abordados que logré -a la rápida- atajar. Sin duda, participar de esta conversación me permitió darme cuenta que uno está lejos de estar solo con sus preguntas existenciales. El año pasado, Peña publicó Ideas de Perfil, una colección de ensayos recopilatorio de sus filósofos favoritos que puede ser un buen lugar para partir descubriendo.

Mis notas:

  1. Las personas se ven afectadas por “el mal del infinito”: la insatisfacción entre sus deseos y la posibilidad cierta de concretarlos, o el mal manejo de las expectativas.
  2. La política ha sido secuestrada por los técnicos, dónde las elecciones se reducen a elegir qué facción de la élite te va a gobernar. Esto, en el entendido de que la política es un sinsentido porque las reglas ya existen (¿dónde?), sólo que estamos trabajando en descubrirlas, pero que una vez que lo tengamos claro, ya no será necesario deliberar sobre ella.
  3. Hoy la clase alta -que siempre tuvo acceso al consumo- ve éste como algo de mal gusto, mientras que los que recién tienen acceso a él, están cegados y engolosinados. La visión de izquierda ve lo negativo del consumo en la aversión al crédito. La paradoja del consumo.
  4. Según Peña el movimiento estudiantil no es un fenómeno político, sino que es el reflejo de una expectativa no cumplida. La generación actual esperaba de la educación lo que se entregaba hace 40 años, dónde tener un título profesional casi se trataba de un título nobiliario. Hoy pasó a ser algo masivo. Generacionalmente están llegando tarde. Una alta expectativa que al no materializarse genera una alta frustración. La Modernidad y su dualidad: nos da acceso a todo y a nada a la vez.
  5. La Universidad no es una factoría de profesionales, o no debería serlo. Debería preocuparse de pensar en cómo seguimos evolucionando como sociedad, sin embargo, se han transformado en una máquina con sus propios KPIs que destruyen su concepción original.
  6. La sociedad de la información no tiene foco porque la información es tan abundante que encandila.
  7. Si tenemos un gobierno que hace un diagnóstico en el discurso del 21 de Mayo diciendo que todo está mal, ¿que esperamos? Las palabras crean realidad y son pistolas cargadas. Ahí están los incendios y los encapuchados cada día mas extremos. Naturalmente la gente va a estar molesta si las autoridades dicen que está todo malo y que todo debe ser reformulado. ¿Qué esperan?

Algunos nombres a revisar y citados durante la conversación: Parra, Zurita, Jorge Millas, Kant, Žižek, Heidegger, Aristóteles, Platon, Durkheim, etc.

¿También fuiste? Sin duda fue una gran experiencia. BHP publicará un libro con esta y todas las conversaciones de Pensamiento Propio de este año, cosa que han venido haciendo en todas las versiones.

 

Títulos versus experiencia: El futuro de la educación y la verdadera reforma

Metro Universidad de Chile
Metro Universidad de Chile

A medida que la tecnología hace cada día más sencillo el acceso al conocimiento, crece una amenaza para las instituciones de educación superior. ¿Cuál es la verdadera ventaja competitiva de una universidad? ¿Es el conocimiento, la capacidad de enseñar y de que sus alumnos aprendan, la infraestructura o la articulación de todo lo anterior? Desde mi perspectiva, la gran ventaja es que la sociedad valora más un título profesional que la experiencia de una persona* – aún.

En algunos países en los procesos de selección laboral no importa tanto donde estudiaste sino que tu experiencia. Y cualquier experiencia (hablo desde armar hamburguesas hasta hacer clases). ¿Hay una oportunidad aquí?

Fuera de lo anterior, que tiene que ver mas con la valoración social que le damos al rol de las instituciones educadoras, hoy en día muchas de ellas están cuestionadas en Chile por la calidad de sus programas. Y es que ocurre algo en educación que nos esmeramos por corregir en otras áreas, pero que en este ámbito no ocurre: las instituciones educacionales son juez y parte. Entregan el conocimiento y lo evalúan. ¿Existen incentivos perversos para que se haga la vista gorda en materia de evaluación? ¿Llegó el momento de Sigue leyendo

Indignez-vous!

20110609-123851.jpg
¡Indígnate! – Stéphane Hessel

Gracias a El Mercurio del domingo pasado me enteré de la existencia de este ensayo, escrito por uno de los autores, ni más ni menos, que de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Lo que me llamó la atención fue que ha sido considerado como el manifiesto que ha motivado a los españoles a salir a las calles, acampar y protestar por la sociedad y el destino que le estamos dando estamos aceptando.

El libro salió a la venta ayer miércoles por cerca de $5.000. Son menos de 60 páginas, en donde el autor zigzaguea entre su vida, su rebeldía en los años de la segunda guerra y sus motivaciones de lucha actuales, y en cómo hoy estamos frente a una dictadura oculta del dinero, el poder y la carrera por el “siempre mas”, donde no podría estar mas de acuerdo.

La verdad, siento que este llamado siempre ha estado ahí. Hessel reúne las piezas en base a fragmentos de su historia, no natural para un falto de conocimiento sobre la historia universal como yo, sin embargo, logra generar el click. Una vez mas. ¿Cómo hacer para que este click sea constante?  ¿Cómo hacer para tomar de una vez por todas el llamado a no ser indiferente y actuar? Estamos atrapados en algo que desde hace un tiempo llamo ‘el algoritmo’,  una especie de predestino de la sociedad, pero que está guiado por una mano oscura. Resultó que The Matrix tenía razón: somos simples baterías de un sistema que nos consume. Estamos enfocados ciegamente en generar la Sociedad del Conocimiento y no la Sociedad de la Igualdad y la Felicidad.

El llamado es claro. Hay que tener las agallas para tomar el testigo y actuar.