Archivo de la etiqueta: ideas

Teletrabajo y la urbanizacion futura de las ciudades

Vista del Edificio Chrysler desde el Empire State, Nueva York 2011
Nueva York desde el Empire State Building, 2011

Vengo escuchando sobre teletrabajo hace tanto tiempo, que la palabra en si misma me parece de los 70, similar a lo que me pasa con conceptos/palabras como “clases de computación” o cd-rom.

Hasta hoy, este es un concepto que como sociedad nos ha costado decidirnos por implementar. Si, porque las tecnologías que facilitarían su ejecución ya existen, y no solo eso: son baratas. Con un computador básico actual y un servicio de internet, ya tienes lo necesario para enviar emails, compartir archivos, hablar e incluso hacer videoconferencia, lo suficiente para una buena cantidad de oficinistas. Sin embargo, el aspecto tecnológico no es suficiente. Usted que lee este articulo probablemente disfruta de la tecnología necesaria para hacer lo anteriormente descrito, sin embargo, es muy probable que no cuente con un espacio físico apropiado para trabajar a distancia, un factor tan importante como el tecnológico. Y allí probablemente está la traba que nos mantiene tomando la movilización para desplazarnos varios kilómetros a nuestro lugar de trabajo.

Si estimado lector. Lo invito a abrir su imaginación y pensar su ciudad del futuro, adaptado para el trabajo a distancia (¿inventemos una palabra nueva para teletrabajo?). La actual infraestructura de la mayoría de los departamentos o casas particulares, no ofrecen las condiciones necesarias para desempeñar el trabajo en casa, aunque estamos viendo una evolución en este sentido, y algunos hogares ya cuentan con home offices, que apuntan en la dirección correcta, pero no resuelven el problema, si hablamos de un espacio de calidad. ¿Cómo resolvemos esto? No tengo idea, pero lo que creo que se nos viene, es un cambio en como concebimos los espacios urbanos. ¿Que tal si volvieramos a los barrios antiguos, con un espacio nuevo, fuera de las casas (¡el teletrabajo nunca nadie dijo que tenia que ser desde la casa!) diseñado para que diferentes personas trabajen en sus distintos temas en él? Si, implica salir de tu casa, pero te moverías solo en un entorno cercano. Un edificio de trabajo en donde la persona que está al lado trabaje en un tema absolutamente distinto al tuyo. ¿Qué beneficios tendríamos? Se disminuirían los tiempos de desplazamiento, y con esto, volverian a surgir los barrios, donde proliferaría el negocio de la esquina, el parque y la junta de vecinos, se potenciaría la vida en regiones, volverias a tu casa mas temorano, mayor calidad de vida, etc. Suena interesante, y creo que es bastante mas factible -y barato- que trabajar desde tu propia casa. Ojalá los arquitectos se animen ya a proponer nuevos barrios con un concepto que acoja al teletrabajo. Ciudades como Santiago crecen a un nivel en donde luego serán invivibles. Necesitamos respuestas distintas a tener mejores carreteras y un auto más rápido.

En cualquier caso, hay miles de aristas mas en este tema. ¡Lo invito a conversar en este artículo!

P.D: Este artículo estaba en los borradores desde Agosto, pero luego de una buena conversa sobre el tema con mi compadre Mauro, aquí ya está, al fin.

Democracia 2.0 – Tracking Político

Treinta y tres mineros fueron hallados con vida bajo 700mt de roca, luego de mas de 15 días sin tener noticias de ellos. El país celebra, la gente sale a las calles con banderas y una sensación de satisfacción se siente en el aire.

Por mientras, en algunas oficinas gubernamentales, se planea el hito comunicacional -oculto- de la semana: aprobar la termoeléctrica Barrancones en Punta de Choros.

Las redes sociales se mueven rápido. Unos cuantos personajes influyentes, y contrarios a la iniciativa, twittean sobre la aprobación de la Corema de Coquimbo y no toma mucho tiempo en gestarse una movilización en el centro de Santiago. En paralelo, surge una grabación en YouTube con declaraciones del presidente Piñera en temporada de caza (época de campaña), en donde claramente manifiesta su rechazo a la iniciativa y a cualquier proyecto energético que amenace lugares protegidos.

El gobierno entra en una encrucijada con varias aristas:

  1. La Corema, una instancia llena de personajes de gobierno, aprueba la iniciativa. No es tan sencillo bypassearse la institucionalidad establecida. De cara de la ley chilena, el proyecto termoeléctrico cumple con todas las normativas vigentes, y por consiguiente es aprobado. No existe -&@#!$mente- ninguna restricción para instalar termoeléctricas cerca de lugares protegidos. Sin embargo, el presidente tiene la opción de en última instancia volver a foja cero.
  2. El presidente tiene un compromiso de capaña que la red se ha encargado de poner sobre el tapete en el momento justo. Se ha creado una conciencia colectiva soportada por la tecnología, y no sólo eso, la tecnología ha logrado que la gente se materialice y se manifieste públicamente, y ya no sólo en 140 caracteres.
  3. El presidente hace sólo un par de días ha ganado un potencial político inconmensurable aún, con el tema de los mineros, que podría perder en cuestión de segundos si no logra cristalizar la buena gestión de los técnicos a cargo del rescate. Es muy temprano para perder la cosecha.
  4. Chile si o si necesita mas energía si quiere competir en la primera división de países. La minería, uno de los principales consumidores de energía en el país, tiene varios proyectos en carpeta que podrían no ver la luz si no somos capaces de suplir sus demandas energéticas.

El presidente finalmente cumplió su compromiso de campaña, consiguiendo un acuerdo con Suez Energy, inversionistas del proyecto, para cambiar la ubicación de la central. Personalmente, la decisión me parece acertada por la finalidad, pero no por la forma. Encuentro razón a las críticas que hablan de que el presidente actuó tarde, pero así son las leyes que tenemos. Al parecer el mercado no es el más idóneo para determinar los lugares en que emplazamos este tipo de proyectos, y quizás el estado tenga algo que decir en etapas mas tempranas del proyecto. Para los inversionistas, probablemente muy poco de lo que llevan diseñado sea reutilizable en una nueva ubicación.

Sin embargo, señor lector, este artículo quiere ir un poco más allá, y resaltar un punto en particular de esta historia: el compromiso de campaña no se olvidó. La red lo registró y colectivamente fuimos capaces de recuperarlo y más aún concretarlo. ¿Por qué no formalizar esta idea, generando una instancia colaborativa en donde podamos llevar el registro de lo que un personaje -político o no- diga, declare, prometa, cumpla, etc? Seguramente, en la política chica, esta idea no sea nada de popular en justamente aquellos de lengua ágil. Ya echadas las cartas, esperaría que los mismos partidos políticos lograran organizarse para diseñar algo como lo planteado. Pero para qué soñar. ¿Algún motivado leyendo para diseñar los requerimientos? Sería interesante contar con una herramienta como esta antes de cualquier elección, ¿no crees?

Quedo atento a sus ideas para la Democracia 2.0.