La santísima trinidad musical: iTunes, NAS Synology y Sonos

Sonos Bidge y NAS Synology 212j

¿Que es un NAS Synology?

Un NAS es un pequeño computador con un gran disco duro montado sobre él. Pensado para utilizarlo en tu red local o incluso desde fuera de ella (ojo con los problemas de seguridad) y por varios usuarios o grupos con distintos permisos y niveles de acceso, por supuesto. Al tener una CPU y un sistema operativo (DSM), puedes programarlo y correr aplicaciones sobre él (léase clientes de torrent, servidores web, herramientas de backup, entre muchos otros).

Synology es una marca que desarrolla NAS tanto para uso personal como profesional. Compré el modelo DS 212j el año pasado con un disco duro WD Red (me queda una segunda bahía libre para agregarle otro disco igual) y ha funcionado a la perfección. Synology está muy sobre el promedio de soluciones caseras de NAS, principalmente por su Sistema Operativo (puedes ver un demo aquí) y a la suite de aplicaciones que ofrece para tu tablet y smartphone.

¿Qué es Sonos?

A diferencia de los extensivamente populares parlantes bluetooth, Sonos es un sistema de audio de alta fidelidad wi-fi. Al ser wi-fi, es independiente de un dispositivo que le transmita música. Sonos de manera independiente puede conectarse a Spotify, TuneIn o a tu biblioteca musical en tu disco duro o en tu NAS. Existen varios componentes Sonos, los cuales pueden interactuar entre sí para crear diferentes configuraciones acústicas. Este año me compré dos Sonos Play: 1, uno para la pieza principal y otro para el living. Ambos los controlo desde el teléfono, tablet o portátil. Lo mejor es que puedes agregar nuevos componentes Sonos con el tiempo con cero configuración, y sólo mejorando la experiencia musical en casa. Si no piensas sacar tu equipo de alta fidelidad de tu casa, los equipos Sonos te ofrecen mucha mayor flexibilidad que las alternativas bluetooth. (un buenísimo review aquí [en])

¿NAS y Sonos + iTunes?

En iTunes en mi portátil manejo toda mi biblioteca musical (app 30Gb, no mucho hoy por hoy). Ya tengo varias listas inteligentes creadas y diferentes metadatos para cada disco. La idea es tener actualizadas en línea las listas de iTunes del portátil disponibles en el NAS. Hay dos formas de hacer esto:

  1. Dejar tu biblioteca musical disponible exclusivamente en el NAS, de manera que iTunes lea y actualice directamente en él. Pro: El NAS siempre estará al día con los cambios que hagas en tu biblioteca y se configura una sola vez. Contra: Sales de tu red local y te quedas sin tu biblioteca musical. Si tu equipo es desktop, esta es sin duda la mejor opción, pero si estás en un portátil, como la mayoría hoy por hoy, esta alternativa tiene un costo asociado a la movilidad. Mas detalles en este link [en].
  2. Replicar completa tu biblioteca a tu NAS cada cierto tiempo. Esta fue mi alternativa finalmente. Si bien no tengo el NAS actualizado online (Sonos tiene que actualizar su metadata cada cierto tiempo, así que nunca sería 100% online en cualquier caso), tengo mi música siempre en el portátil. Para lograr esto en Mac, utilizo ChronoSync para crear una tarea de replicación de la carpeta completa de iTunes en el NAS (puedes definir que se ejecute sola cada cierto tiempo). El detalle a considerar es que el archivo de metadata de iTunes en tu NAS quedará con las rutas a los archivos multimedia de iTunes de tu portátil. La solución a esto es sencilla: una vez realizada la migración al NAS, inicia iTunes presionando la tecla Shift en PC y Option en Mac, lo que te permitirá elegir la biblioteca musical con la que arrancará iTunes. Elige la de tu NAS. Aquí iTunes se encarga de corregir las rutas del archivo multimedia por si solo. Al terminar de abrir iTunes, ciérralo y vuelve a abrirlo seleccionando tu biblioteca local y listo. En la próxima actualización de Sonos tus listas estarán sincronizadas (puedes forzar esto en el cliente Sonos). Pro: Tu biblioteca está disponible en tu portátil y en tu Sonos/NAS. Esto también te sirve de backup de tu biblioteca musical. Contra: Requiere que cada cierto tiempo sincronices y hagas la corrección de la biblioteca con iTunes.

La alternativa 1 es muy sencilla y configurando una sola vez ya estarás OK, mientras que la 2 requiere de un poco de tiempo al menos para actualizar la metadata en el NAS. ¿Con cuál te quedas? ¿También tienes un Sonos o un Synology?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *