Una semana en Nueva York [Primer día]

Irene y yo en NYC

Esta es una serie de artículos que escribí durante mi visita en modo turista a la gran ciudad de Nueva York. No pretende ser mas que un complemento a mi desastrosa memoria. Si le sirve algún dato, ¡comente!

Nueva York – Primer día. 270811

Sin ser suficiente la experiencia del terremoto en Chile, el 2010, aquí estoy, luego de unas 11 horas de vuelo desde Santiago al huracán Irene (y a Nueva York), instalado en Manhattan, escribiendo esto en mi iPad mientras espero por una habitación que con suerte conseguí, sentado en el suelo del lobby y haciendo hora para el check in.

Los planes originales consistían en que con mi compadre Raul, que por pega estaba en Dallas, nos reuniríamos en NYC el Sábado 27. Todo cuadraba, aprovecharíamos de recorrer el sábado y el domingo, para el lunes partir al us open, que por estos días parte en la gran manzana. Sin embargo, Irene complicó las cosas. Cancelaron el vuelo de Raul a JFK, y yo no me di por enterado hasta que ya estaba en la fila de inmigración de JFK. En cualquier caso, ya había decidido a viajar si o si, y bueno, aquí estamos. Raul finalmente viajo a Miami y de allí tomó vuelo a Santiago, por lo que ya nos veremos a mi regreso, en una semana mas. Lo fome es que mi compadre me pidió traerle una maleta, así que estoy instalado con dos tremendas maletas en el lobby del YMCA Vanderbilt, en la 47 este, entre la segunda ya la tercera avenida.

El vuelo LAN 532 SCL-JFK se atraso una hora o quizás mas en llegar. Por lo que mostraba el mapa del avión, no seguimos la ruta tradicional y sobrevolamos el interior de la costa este de Estados Unidos, seguramente para evitar vientos producto del huracán. Llegamos a eso de las 9AM, hora local (una menos que en Chile continental), donde inmigración me esperaba con una fila de unas 300 personas, que tardé mas de una hora en finalizar para poner los dedos en la maquina lectora de huellas digitales, [[[fuck! Estoy sin poder conectarme a la wifi, y había visto un computador que estaba disponible en el lobby, pero hay que meterle dólares! Si señor, es como una maquina expendedora de bebidas, pero esta de internet…bueno, seguimos]]]la foto de rigor al ingreso a USA y los timbres en el pasaporte y en papeles varios. En esa hora, las pantallas de CNN nos bombardearon con información del huracán y la evacuación que se llevaba en curso en ese minuto no se en que ciudad. Mi impresión, quizás irresponsable, es que están sobrerreaccionando con el huracán. Ojalá así sea.

Salir de la terminal 4 del aeropuerto fue sencillo. Mi idea original era tomar un bus, por unos US$20 a la Central Station, sin embargo, con el cambio de planes y con la intensidad de la lluvia, tuve que venirme en taxi, con -nada mejor que- un chofer pakistaní, residente en NYC «porque no me queda otra», desde hace 19 años, por la nada de módica suma de US$63(45 + toll + tips = 63. No se si me habrá cagado el hombre, pero ya está, y al menos estoy asegurado y con techo en medio del huracán.). El pakistaní me comentó de todo el impacto que estaba provocando el huracán. Mucha gente estaba siendo evacuada desde los sectores clasificados como peligrosos a albergues de campaña.  Exagerado quizás. Veremos.

En Times Square
Yo en Times Square

Los gringos hablan de la zona A, como la mas insegura, y la clasifican en base a la altura de la zona. Por suerte Manhattan no esta en riesgo. De momento, esto no es mas que una lluvia fuerte como las que se ven en Concepcion.

Tengo que hacer hora aca en el lobby hasta las 15:00, y recién son lasa 11:45. Ademas, dado este tema del huracán, con seguridad de van a cancelar vuelos que puede que me impacten en mis intenciones de retorno, como buen pasajero liberado. Voy a tener que monitorear la situación de cerca.

De lo poco que he estado parado en la calle, he visto gente de muchos lugares distintos, es fácil notario al escuchar las diversas lenguas. Lo mas notable, es que a todo el mundo le parece de lo mas natural. Aquí no hay una única nacionalidad, están todos. Una verdadera ciudad cosmopolita.

La gente se prepara con cosas para comer, porque se supone que todo estará cerrado pronto. Por suerte acá tenemos a un hombre precavido, que se trajo un arsenal de galletas, gatorades y redbulls, e incluso un buen carmenere. No creo que pase hambre, al menos por un par de días. La gente que esta ya chequeada en el hotel, no para de entrar con bolsas de supermercado llenas de víveres. En la TV se ve como en las estanterías de NY, casi no queda nada. Igual los entiendo, si hubiésemos sabido que venia un terremoto el 2010, nos hubiésemos preparado igual, ademas de irnos del lugar!

Las instalaciones del YMCA Vanderbilt, ademas del hotel, incluyen salas de ejercicios, piscina, etc. Lamentablemente, esta todo cerrado. No se si alcance el tiempo para recorrer las instalaciones. Este hotel es lo mas barato que encontré en Manhattan, por 6 noches pague US$630, que no era precisamente económico para mi bolsillo, pero en definitiva era lo mas barato que encontré. En tripadvisor tenia reviews dispares. A algunos incluso les habían robado, pero la mayoría decía que por la ubicación, era perfecto para viajeros con presupuesto limitado, para decirlo elegantemente.

Finalmente hice el check in. Tuve suerte, ya que esta noche no la tenia contemplada. A la ducha y a ver que se puede recorrer pre-Irene.

Las habitaciones son lisa y llanamente chicas, digamos de 3×2 mt2, un refrigerador pequeño, una ventana con una caja de aire acondicionado ruidoso, un espejo, algo para colgar ropa y una minúscula TV. Lo justísimo y minimísimo. El baño compartido es como un camarín de un gimnasio típico. Lo justo también.

Decidí dejar la ducha para el retorno de la salida de reconocimiento. Un poco rancio de mi parte, pero la ropa (y yo…) ya estaba sucia por el viaje, y ademas Irene estaba a la vuelta de la esquina. Si no salía ahora, estaba condenado a quedarme en el hotel encerrado.

Salí. Un calor digno del trópico. Estaba imposible para andar con jens. Por la 47, donde esta el hotel, llegué directo a Times Square, la famosa calle de las luces de neón y de los teatros, en la calle Broadway. Estaba todo cerrado, pero la gente no pescaba la alarma de huracán. Igual, me imagino que en un día normal la cantidad de turistas es exponencialmente mayor a la de hoy. Recorrí un poco y tome las primeras fotos. Se agradece andar con una DSLR, el único pero es el volumen de la camarita, pero la velocidad para capturar lo justo y la luz que capturas, lo vale. Después de un recorrido menor, decidí guardarme en el hotel, post pucho fuera del hotel conversado con un militar español.

Vengo a corroborar que Manhattan sea efectivamente la capital del mundo,  veremos que nos deparan los siguientes días. Y ojalá que Irene no sea tan bruta.

Leer [Segundo Día]

Días 3, 4, 5, 6, 7 y 8. Por publicar!

3 pensamientos sobre “Una semana en Nueva York [Primer día]”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *