Archivo de la etiqueta: 2011

Una semana en Nueva York [Tercer día]


Nueva York – Tercer día. 290811 – Leer Segundo día

En el Top of The Rock, con el Empire State atrás
En el Top of The Rock, con el Empire State atrás

Desayuno: Galletas chilenas (viajaron desde Santiago como medida de precaución por si Irene tenía los supermercados acá cerrados por mucho tiempo) + redbull. Típico desayuno de campeones.

Finalmente salió la mitad de lo planificado. Partí el día en el MoMA, porque el Top of The Rock (TOTR) finalmente no abría a las 8 como todos los días (Irene…), sino que abría excepcionalmente a las 11, por lo que enfilé con curso al MoMA, donde pensaba estar una tres horas.

Craso error.

Por suerte estaba de los primeros en la entrada (abren puertas a las 10:30 y se llenó rápidamente). Hay un par de paquetes de descuentos para NYC. El que compré se llama Citypass (que a propósito existe para varias ciudades, no solo gringas) y que incluye un compilado de entradas para los lugares mas típicos de la ciudad. En el caso de NYC, entre ellos está el MoMA, el MET, TOTR, tours a la estatua de la libertad, el museo de historia natural, entre un par mas. Estos paquetes de descuentos los venden por la red o en las mismas atracciones. En el MoMA compre el mío por US$ 79 (¡sólo con tarjeta de crédito!). Y no me arrepiento para nada.

Ticketera de Citypass en mano, mochila a la zona de checking y para adentro. Ojo, no puedes dejar un laptop en la guardería, por lo que tuve que andar con mi iPad durante todo el recorrido (puedes pedir bolsas para acarrear tus cosas).

Mientras esperaba en primera fila el ingreso al museo, aproveche de leer las guías que están disponibles en por lo menos siete idiomas. La conclusión era clara: las obras mas clásicas e importantes del museo estaban en el ultimo piso, el quinto, por lo que el plan fue entrar, buscar la audioguía (es grátis, ¡tómela!) y esperar el ascensor para el quinto y recorrer desde allí hacia abajo.

Rápido ya te encuentra con Picasso y sus gordas. Con el cubismo y la reconstrucción, una rebelión a la obviedad. Con el uso de las letras en las pinturas para expresar cosas como sonidos o música, con el fin de armar todo un entorno, un ambiente para el observador. Amazing. Obras que se construyen en base a solo puntos, que a la distancia toman forma, la big picture. Sentí que los autores jugaban conmigo, diciéndome -“¡a ver si  cachas en que estaba pensando en este momento cabrito!”- Los títulos te dan una pista, pero hay que observar. Un desafiante juego, donde la mayoría de las veces perdí.

Y de repente ahí estaba. Minúscula y detallista a mas no poder: La persistencia de la memoria, una de las obras favoritas de Jennifer y mía. Foto. Cual rockstar. Es una gran sensación esa de estar ahí de frente a esas obras que siempre viste en los documentales o en las revistas. Tan cerca que llegas a sentir como huelen. Una maravilla.

Sigue leyendo