Títulos versus experiencia: El futuro de la educación y la verdadera reforma

Metro Universidad de Chile
Metro Universidad de Chile

A medida que la tecnología hace cada día más sencillo el acceso al conocimiento, crece una amenaza para las instituciones de educación superior. ¿Cuál es la verdadera ventaja competitiva de una universidad? ¿Es el conocimiento, la capacidad de enseñar y de que sus alumnos aprendan, la infraestructura o la articulación de todo lo anterior? Desde mi perspectiva, la gran ventaja es que la sociedad valora más un título profesional que la experiencia de una persona* – aún.

En algunos países en los procesos de selección laboral no importa tanto donde estudiaste sino que tu experiencia. Y cualquier experiencia (hablo desde armar hamburguesas hasta hacer clases). ¿Hay una oportunidad aquí?

Fuera de lo anterior, que tiene que ver mas con la valoración social que le damos al rol de las instituciones educadoras, hoy en día muchas de ellas están cuestionadas en Chile por la calidad de sus programas. Y es que ocurre algo en educación que nos esmeramos por corregir en otras áreas, pero que en este ámbito no ocurre: las instituciones educacionales son juez y parte. Entregan el conocimiento y lo evalúan. ¿Existen incentivos perversos para que se haga la vista gorda en materia de evaluación? ¿Llegó el momento de revisar el modelo educacional?

Si bien aún existe un problema de acceso a la red, el conocimiento está ahí afuera y cada día son más quienes pueden aprovecharse de él libremente. En los últimos años han surgido muchos emprendimientos dedicados a generar verdaderos cursos en línea, a partir del conocimiento disponible en la red. Algunos ejemplos notables son: Khan AcademyCode Academy y Duolingo. De hecho las mismas universidades han visualizado que este es un camino a recorrer. Recuerdo como la primera al MIT con Open Course Ware, revolucionario en su lanzamiento, para luego llegar a conglomerados de universidades como edX y Coursera (he hecho dos cursos en Coursera y la experiencia ha sido genial).  En latinoamérica Universia hizo un intento, sin mucho éxito.

¿Podemos mejorar la calidad con los recursos disponibles? ¿Será factible una educación virtual articulando los recursos disponibles en la red? No creo que esta sea la panacea de la educación en ningún caso, ya que creo que buena parte del aprendizaje ocurre interactuando con otros, presencial y no virtualmente. Sin embargo, definitivamente podemos aprovechar estos recursos.

Imagino espacios en donde los alumnos lleguen a aprender y se reúnan en base a lo que quieren aprender, para en conjunto tomar un curso disponible de manera digital. Ya hay evidencia de profesores que simplemente entregan las herramientas a los alumnos y estos aprenden por su cuenta, sin la necesidad de un experto en la materia. En vez de un profesor, necesitamos en este nuevo enfoque guías que dirijan la conversación y que también sean parte del aprendizaje.

Alumnos interesados en una temática, reunidos y con el conocimiento a la mano. Ahora ¿cómo aseguramos la calidad? Generando un ente responsable sólo de evaluar el conocimiento/aptitudes. Los alumnos aprenden por su cuenta y se certifican para validar sus credenciales. ¿El mundo laboral está preparado para algo así? ¿Contratarías a un profesional que se educó en base a cursos digitales? El aprender haciendo y el aprender digital son el futuro de la educación. Las Universidades no desaparecerán, pero esta fuerza disruptiva en el mercado de la educación las transformará definitivamente, intuyo que en instituciones de élite o con un rol mucho mas activo en la investigación que en la docencia.

¿Hablamos de Reforma Educacional en Chile? Esta reforma enfocada en el lucro y la calidad mantiene el esquema de educación tradicional vigente desde la prehistoria: profesores exponen y niños escuchan en un entorno altamente estructurado. Aprovechemos el momentum de la conversación y hagamos una reforma estructural. Chile necesita agilizar la generación de profesionales y acortar las carreras. Necesitamos profesionales que emprendan en base al conocimiento lo más rápido posible. Necesitamos tolerar el error (hoy en día si al cuarto año te das cuenta que tu carrera no es lo tuyo, el costo es demasiado alto para cambiarse). La competencia hace tiempo es global y si permanecemos 6 años para estudiar alguna carrera vamos a ser eternos consumidores y no creadores.

La educación está a minutos de convertirse en un commodity y estamos en el punto de inflexión de esta transformación. ¿Nos quedaremos bajo la ola?

*: Esto aplica para profesionales recién egresados. En base a mi experiencia y a la de amigos, en el tiempo la experiencia va cobrando relevancia notoria.

2 pensamientos sobre “Títulos versus experiencia: El futuro de la educación y la verdadera reforma”

  1. Una vez escuche a alguien decir que en otro países ocurría algo como:
    1- Postulo a puesto de abogado
    2- tienes experiencia haciendo hamburguesas
    3- Eso le dice al empleador que tienes experiencia en trato con personas/clientes
    4- esa experiencia ( por puesto dentro de otras especificas) es tomada en cuenta para el puesto de abogado.

    Así mismo el llenarse de títulos no garantiza la calidad de un pro. todo debería complementarse con experiencia en otros sentidos, fomentar la empatía, el buen trabajo con otros, etc. Hay mucho profesional brillante pero que parece tener Asperguer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *